Experiencias similares

Raquel de 24 años ha sido diagnosticada recientemente de esquizofrenia al presentar un segundo episodio de psicosis.
El tratamiento ha sido eficaz y ha aliviado sus síntomas sin embargo, ella está preocupada y alterada por su diagnóstico.Leer más

Raquel ha estado trabajando con su psicólogo lo que le ha sucedido. Usando una línea temporal ha sido capaz de trabajar y establecer una secuencia de los acontecimientos que sucedieron hace 8 o 9 meses antes de su primer episodio.Empezó a sentirse deprimida tras una promoción en su trabajo. En esa misma época había empezado una relación con un hombre y progresivamente se había sentido insegura.
Justo antes del inicio de la psicosis ella y su novio se fueron a Ibiza de vacaciones. El vuelo llevaba retraso con lo que permanecieron 24 horas en el aeropuerto. En Ibiza su novio quería ir a una fiesta. Ella estaba cansada y quería irse a la cama, pero aceptó a regañadientes a ir con él. Mientras le ofrecía una bebida se fue animando un poco. Al poco tiempo después de empezar a beber empezó a alucinar y a sentirse alterada- por lo que tuvo que seringresada en el hospital.
Su segundo episodio no fue tan dramático, pero sucedió unas semanas más tarde tras salir de alta cuando acudió a la boda de un familiar y empezó a sentirse mentalmente mal otra vez.
Observando estas secuencias la mujer empezó a ver la relación entre la línea temporal y el modelo de vulnerabilidad-estrés. El darse cuenta fue una catarsis para ella.
Estaba horrorizada con la palabra “esquizofrenia” y de revivir su psicosis. A partir de este punto trabajó con su psicólogo el desarrollo de un programa para reforzar su autoestima y examinar los signos tempranos de alarma y las estrategias para abordarlos. 

 

José Miguel de 42 años hace 10 años que sufre esquizofrenia. Estaba estable en general pero le costaba realizar sus actividades rutinarias (síntomas negativos) y tenía voces ocasionales, con las que había aprendido a convivir.
Deseaba visitar a sus padres que vivían en Barcelona pero no consideraba que estuviera lo suficientemente bien como para viajar. Leer más

José Miguel explicaba que había periodos casi diarios en los que creía volverse loco. En esos momentos se producía un incremento de las alucinaciones y aparecían palpitaciones, sudoración y náuseas. Eso ocurría sobre las 6 de la tarde. 

El psicólogo trabajó con él. Usando una combinación de la línea temporal y el diario con el registro de la aparición de las voces se estableció lo que sucedía en esos días cuando el estaba en este estado de locura y qué sucedía los días que no pasaba.
Cuando pasaba su rutina era estar en la cama hasta la 1 del mediodía, levantarse, tomar un café rápido e iba a pasear a los perros de la perrera local. Volvía al piso sobre las 4:30 de la tarde, con la comida principal fijada a las 5:30 de la tarde.
Los días que no sucedía se levantaba sobre las 11 de la mañana, tomaba un café e iba al Centro de Día. Hablaba con amigos, jugaba a cartas, comía, volvía la piso protegido sobre las 4:30 de la tarde.
Se discutieron las principales diferencias entre los dos tipos de día, el sentía que la diferencia era la comida, era la que cuadraba con los aspectos de sus episodios de locura y se le ofreció una posible explicación (hipoglucemia, es decir, nivel de azúcar bajo en sangre). Se pudo formular entonces un programa para comer o al menos tomar una barra de chocolate al mediodía durante 2 semanas. Durante ese tiempo no hubo episodios de volverse loco para nada y se estableció un patrón más regular para despertarse, que mejoró los síntomas negativos.
Lo más interesante es que identificó los periodos de locura como un problema. Nueve meses más tarde pudo ir a ver a sus padres.

 

Grupos Sociales

Asociaciones

Garantía médica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR