7 Consejos para que tu recién nacido se quede dormido  

¿Cómo cuidar de él en la siesta?

Aunque con el paso de los primeros días después de su nacimiento es posible que la mayor parte del tiempo la pasen dormidos, algunos otros bebés pueden no querer dormirse. Incluso, esto suele provocar problemas para dormir en las horas de la noche, ya que es importante acostumbrarlos a que debe ser esta una hora obligatoria de sueño. 

Por ello, a continuación te presentamos consejos muy útiles, pero sobre todo eficientes, para que tu recién nacido se quede dormido: 

Propón que la hora de dormir, sea un momento agradable

En lugar de imponerlo u obligarlo a quedarse dormido, es muy importante que permitas que este momento sea un rato agradable con mucha tranquilidad. No cometas el error de usarlo como un castigo, pues podrías obtener una reacción negativa. Desde el principio, dormir debe significar algo positivo y necesario. 

Elegir el momento y el lugar 

Como decíamos, es fundamental establecer un tiempo para descansar durante el día, especialmente las horas de la noche. Su ambiente para dormir debe ser un espacio tranquilo en el que no haya ruido. 

En caso de que debas cambiarlo durante la noche o darle de pecho, hazlo y déjalo en el mismo lugar. Es normal si no se vuelve a quedar dormido rápidamente o si se queja. En caso de que no pueda calmarse, puedes abrazarlo y devolverle la tranquilidad. 

Permite que duerma solo 

Si dejas que el niño duerma contigo hasta varios meses después, será mucho más difícil que pronto pueda dormir solo a si lo haces un par de semanas después. Los bebés que despiertan durante la noche por alguna razón, no perciben su ambiente como algo negativo, observan el espacio y notan que todo sigue igual, por lo que es más fácil que vuelvan a quedarse dormidos. 

En otros casos esto no sucede, pues probablemente van a llorar y lo más seguro es que no logren quedarse dormidos sino hasta cuando llegue su madre. 

Establece el tiempo para la cena

Si estableces un momento especial para la cena y lo mantienes, vas a crear un hábito en el bebé. Sabemos que todos tomamos una repetición de sucesos y la adaptamos a nuestras vidas. De este mismo modo, el niño se acostumbra a que luego de la cena, irá la comida. 

7 Consejos para que tu recién nacido se quede dormido  

Empieza a prolongar el momento de la comida 

Los espacios entre comidas, cada vez deben ser mucho más largos. De hecho, esto será natural en el apetito del niño, por lo que debes estar muy atenta a este cambio. Para que esto pueda darse, es necesario que el bebé se encuentre ya entre la semana cinco o siete y pese alrededor de 5 kg. 

En caso de que el bebé se despierte con aparente apetito luego de haber comido, puedes probar distrayéndolo con un poco de juego o mecerlo para que vuelva a quedarse dormido. 

Establece las horas de sueño 

Una vez tu bebé haya alcanzado la semana número 6, puedes empezar a implementar una rutina. Lo que deberás a hacer y lo que los especialistas recomiendan, es iniciar por dos horas. Una vez haya pasado dos horas despierto, colócalo en su cuna. 

Pasado el tercer mes, los horarios pueden ser mucho más estables tanto en la noche, como en el día. Observa a tu bebé y sus necesidades, pues el te dirá no con palabras, cómo se siente y qué necesita. Interviene con regularidad entre momentos, tanto en el momento de descanso, como el momento de la comida. 

Lo que puedes hacer antes de dormir 

Generalmente los niños duermen una vez han comido, los han bañado o les han realizado un masaje. Si quieres saber cómo hacerle un masaje a tu pequeño paso a paso, tenemos un artículo para ello. 

Puedes o bien bañarlo o darle un masaje para que su cuerpecito se relaje y le sea mucho más sencillo dormirse. Además, crearás poco a poco un hábito que el familiariza con el momento para descansar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *