7 Pasos para darle un masaje a tu recién nacido

Promueve y fortalece la relación con tu bebé 

Una de las mejores formas de relajar a tu bebé, es dándole un dulce y tierno masaje. Esto no sólo permite que sienta más tranquilo con tu tacto, sino que puedas construir una relación sólida y cercana con tu hijo desde sus primeros meses de vida. 

¿Cómo hacerlo? En esta ocasión te traemos una serie de instrucciones y puntos clave que debes tener presente a la hora de darle un masaje a tu bebé, te lo explicaremos a continuación: 

Paso 1: Elige el momento 

Un momento poco favorable para ello sería cuando tiene mucho sueño o hambre, pues esto sólo podría agobiarlo e impedir que pueda disfrutar del masaje. Este método de relajación debe practicarse después de un tiempo de reposo si el bebé ha comido y en caso de que no quiera recibirlo, no lo obligues. 

Tanto tú como él deben estar de humor y dispuestos a disfrutar de este momento. Tómate el tiempo que sea necesario, no lo hagas muy rápido pues no será una buena experiencia para tu pequeño. 

Paso 2: ¿A qué temperatura?

El bebé estará desnudo para recibir el masaje, por ello debes asegurarte de que la temperatura no sea demasiado alta o baja para él en la habitación. La temperatura del cuarto puede ser graduada a 25°C, preferiblemente. Así evitamos resfriados y molestias. 

Si deseas, puedes cubrir partes de su cuerpo donde no estés masajeando con ayuda de una manta suave. También es importante que tus manos estén calientes antes de tocarlo. Frotalas una a otra para ello. 

Paso 3: Ubicación del bebé 

Ponlo sobre una superficie plana en el que pueda sentirse cómodo. Puedes ponerlo sobre una toalla suave, si deseas. Estira sus piernecitas y ponte también en una posición cómoda desde donde puedas hacerle el masaje al niño, pues es importante que tanto él como tu se sientan relajados y en armonía. 

Para crear mejores y más cercanos vínculos, lo que puedes hacer es mantener el contacto visual con el niño en todo el momento. 

7 Pasos para darle un masaje a tu recién nacido

Paso 4: Elementos para el masaje 

Además de la toallita para ponerlo y la manta para cubrirlo, es conveniente que uses un aceite para el masaje de todo el cuerpo. Esto permite que su piel se hidrate y tus manos puedan deslizarse más fácilmente por su cuerpo. Antes de tocar al niño, es conveniente calentar un poco el aceite en baño maria. 

Paso 5: La manera correcta de masajear 

Es normal que sientas miedo de masajear a tu bebé por lo pequeño y frágil que se ve, incluso esto podría hacer que te abstengas de hacerlo. Tienes que saber que puedes hacerlo y para ello, ten en cuenta lo siguiente: 

  • Inicia con suaves caricias 
  • Todos los movimientos se realizarán de manera lenta y pausada 
  • Cada masaje será muy suave y delicado 
  • No le masajees la zona de la columna vertebral 
  • El área del abdomen se masajea hacia la derecha, pues es la dirección del movimiento del intestino
  • Masajea en la misma cantidad cada parte de su cuerpo 
  • Presta atención a la reacción del bebé, de acuerdo a ello cambia o detén el movimiento 
  • Procura que no tome demasiado tiempo, sobre todo si está en las primeras semanas de nacido 
  • Puedes aumentar el tiempo de manera progresiva con el paso de los meses 

Cada bebé puede reaccionar de forma distinta al masaje, por ello debes observar muy bien su reacción y notar que prefiere y que no. En cuanto al tiempo en el que deben durar los masajes, puede ser totalmente variable, puedes incluso hacerlo hasta que sea un niño pequeño y seguir manteniendo el vínculo con él. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *