Alteración Psicótica producida por el consumo de Sustancias nocivas

El trastorno psicótico inducido por sustancias es una condición que causa síntomas como alucinaciones y delirios,  que se desencadena por el uso indebido de drogas o alcohol. En la mayoría de los casos la psicosis es de corta duración, pero en casos raros, el uso excesivo y prolongado de una droga puede causar una psicosis que dura meses o años.

Esta psicosis se caracteriza por una ruptura con la realidad, e incluye alucinaciones y delirios, que si  bien cualquier sustancia tiene el potencial de causar psicosis inducida por drogas, algunas tienen más probabilidades de hacerlo y algunas personas son más susceptibles.

La psicosis inducida por drogas no es común, pero siempre es una posibilidad con el abuso de sustancias, y puede ser peligrosa. El tratamiento es importante y puede incluir la hospitalización a corto plazo y la medicación, así como la atención residencial a largo plazo para tratar las afecciones de salud mental subyacentes y los trastornos por consumo de sustancias.

Diagnóstico

Para que se diagnostique realmente un trastorno psicótico inducido por una sustancia, los síntomas deben persistir más allá de los síntomas típicos que comúnmente causa una droga. Los síntomas deben ser superiores a los que normalmente se esperan de una sustancia específica o deben persistir después de que la persona se haya desintoxicado de la droga o la sustancia.

Alteración Psicótica producida por el consumo

Síntomas y signos psicóticos inducidos por las drogas

Los síntomas de los trastornos psicóticos inducidos por drogas pueden variar según la persona o el tipo de droga que causa la psicosis, y pueden variar también la  intensidad dependiendo de la cantidad de sustancia utilizada y si el uso ha sido prolongado. Los síntomas son esencialmente los mismos que los causados por otros factores, como las enfermedades mentales o las enfermedades cerebrales:

Delirios 

Son creencias falsas que persisten frente a los hechos. Por ejemplo, una persona puede creer que alguien está en busca de ellas o que tiene superpoderes, estos  delirios pueden ser paranoicos.

Alucinaciones

Las alucinaciones son ver, oír o sentir cosas que no están realmente allí, pero que la persona alucinante cree que son reales. Por ejemplo, esto puede implicar escuchar voces y creer que son reales.

Pensamiento desordenado 

La psicosis puede incluir pensamientos desorganizados y confusos, así como pensamientos perturbadores y persistentes. Esto puede hacer que alguien hable de una manera difícil de entender.

Disociación 

Alguien que experimenta una psicosis puede sentirse separado de la realidad, de su propio cuerpo y de su propio sentido del yo. Puede sentir que el mundo que le rodea no es real o que no está conectado a la realidad.

Las personas que sufren de psicosis inducida por drogas también pueden mostrar ciertos signos que no están obviamente relacionados, pero que pueden ser causados por el estado psicótico. Entre ellos se incluyen la depresión, la ansiedad, los problemas de concentración, los cambios en los patrones de sueño, el retraimiento social, las conductas inapropiadas o los cambios inusuales en el comportamiento y la disminución del cuidado personal.

Tratamiento del Trastorno psicótico inducido por sustancias 

La psicosis inducida por drogas puede ser tratada, pero puede complicarse por el reto de hacer un diagnóstico correcto. En una emergencia, independientemente de la causa o el diagnóstico, la psicosis puede ser tratada con hospitalización y medicamentos. La hospitalización es importante para mantener al paciente seguro hasta que los síntomas se resuelvan y los medicamentos, incluidos los antipsicóticos y los sedantes, pueden ayudar a resolver los síntomas más rápidamente y pueden ayudar al paciente a relajarse.

Una vez que el paciente se ha desintoxicado de cualquier sustancia que haya desencadenado síntomas psicóticos, y de cualquier sustancia que se esté usando, se puede hacer un mejor diagnóstico. Es importante diagnosticar cualquier enfermedad mental así como los trastornos por consumo de sustancias, porque, para que el tratamiento sea efectivo, todos los problemas deben ser identificados y abordados.

La mayoría de las personas que pasan por una psicosis inducida por sustancias, tienen la ventaja de que los síntomas psicóticos no persisten y suelen ser temporales, por ello, con el tratamiento residencial continuo puede entonces abordar las enfermedades mentales subyacentes y los trastornos por consumo de sustancias a través de la terapia del comportamiento, la atención médica, el apoyo social, el autocuidado, los cambios en el estilo de vida, la terapia de prevención de recaídas y otras estrategias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *