Esquizofrenia Catatónica

La esquizofrenia catatónica es una enfermedad de  características mentales consideradas como graves porque, esta esquizofrenia impide separar lo que es real de lo que no lo es, en un estado mental llamado psicosis.

La esquizofrenia catatónica afecta la forma en que la gente se mueve de manera extrema, porque la persona afectada puede quedarse totalmente quieta y muda, pero también puede volverse hiperactivo sin motivo. 

La catatonia puede aparecer de muchas maneras diferentes, siendo un signo fundamental el que la persona no se mueva normalmente, aunque sea físicamente capaz. Por ello, los síntomas fundamentales se asocian con falta de movimiento, no hablar como también tener una respuesta lenta, mirando, lamentando el movimiento o discurso de otra persona una y otra vez, así como golpear los pies y otros movimientos repetidos. 

Esquizofrenia Catatónica

El Diagnóstico de la enfermedad

En la esquizofrenia catatónica no se realiza un diagnóstico aislado, porque los síntomas catatónicos pueden ocurrir no sólo con la esquizofrenia, sino también en los trastornos del estado de ánimo, el autismo y otras condiciones. Sin embargo, la mayoría de las veces se manifiesta con la esquizofrenia.

En el diagnóstico el médico especialista mira si el paciente permanece mudo, no se mueve, reacciona muy poco a lo que sucede a su alrededor (estupor). Igualmente, valora si hace gestos o movimientos extraños (manierismos), si deja pasivamente que otros posicionen sus miembros u otras partes del cuerpo, si ignora instrucciones o peticiones, está agitado o hiperactivo sin motivo alguno, si hace muecas, o repite gestos sin sentido como mecerse, encogerse de hombros y saludar (estereotipo)            entre otros síntomas. 

Causas de la enfermedad

No se sabe exactamente lo que desencadena la catatonia, pero, los investigadores han encontrado que las personas con estos síntomas tienen una actividad inusual en partes del cerebro como el cerebro anterior y el hipotálamo que gobiernan el movimiento del cuerpo.

La enfermedad suele comenzar en la adolescencia tardía o en la edad adulta temprana, siendo una condición de por vida. Sin embargo, el tratamiento adecuado ayuda a aliviar los síntomas.

Otro aspecto importante que puede causar la enfermedad, son los antecedentes familiares de esquizofrenia, lo que hace más probable que se pueda tener la enfermedad.  Además, las drogas y el alcohol pueden causar síntomas catatónicos en algunas personas con esquizofrenia. Lo mismo ocurre con ciertos medicamentos antipsicóticos y otros medicamentos que se puedan tomar para tratar un trastorno mental encontrado.

Tratamiento de la enfermedad

Los medicamentos pueden ser muy eficaces para aliviar los síntomas catatónicos y se consideran de primera opción para tratar la catatonia. Específicamente, una clase de medicamentos contra la ansiedad llamados benzodiacepinas, que pueden funcionar bien para detener  los síntomas catatónicos.

Otras salidas que por lo general recomiendan los especialistas para está enfermedad, son la estimulación cerebral, utilizando corrientes eléctricas o pulsos magnéticos.

La terapia electroconvulsiva (ECT), puede reducir los síntomas e incluso eliminarlos por completo, se puede recomendar esta opción,  si los medicamentos no han ayudado. La ECT utiliza ráfagas cortas de corriente eléctrica que atraviesan una tapa en la cabeza para llegar al cerebro, y el tratamiento puede dejar a la persona al momento, con una confusión y pérdida de memoria temporal.

Cuando se trata de estimulación magnética transcraneal (EMT), la persona  lleva un dispositivo en la cabeza que envía un pulso magnético para activar las células nerviosas en el cerebro. La EMT puede dirigirse a regiones específicas del cerebro mejor que la TEC, siendo una terapia más ventajosa porque, causa menos problemas de pensamiento y memoria, aunque no está muy clara la forma en que funciona.

Otra alternativa utilizada por los especialistas es la hospitalización, que se lleva a cabo, cuando los síntomas catatónicos son graves, habiendo la posibilidad de que deba ser el paciente hospitalizado por un tiempo. Esta decisión se basa en cuidar la seguridad del enfermo, porque a veces los síntomas catatónicos  pueden alterar la frecuencia cardíaca, la temperatura y la presión arterial. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *