Esquizofrenia Infantil

La esquizofrenia infantil es una patología mental poco común pero grave en el que los niños interpretan la realidad de manera anormal. Esta esquizofrenia implica una serie de problemas de pensamiento (cognitivos), de comportamiento o de emociones. Puede dar lugar a una combinación de alucinaciones, delirios, pensamiento y comportamiento desordenado que perjudica la capacidad de funcionamiento del niño.

 

La esquizofrenia infantil es esencialmente lo mismo que la esquizofrenia en los adultos, pero se produce a una edad temprana y tiene un profundo impacto en el comportamiento y el desarrollo del niño. Por ello, con la esquizofrenia infantil, la temprana edad de inicio presenta desafíos especiales para el diagnóstico, el tratamiento, la educación, el desarrollo emocional y social.

 

La esquizofrenia es una condición crónica que requiere un tratamiento de por vida y por lo tanto, identificar e iniciar el tratamiento para la esquizofrenia infantil tan pronto como sea posible, puede mejorar significativamente el resultado a largo plazo del niño. 

Síntomas

Los signos y síntomas de esta esquizofrenia en niños,  pueden variar, pero generalmente implican delirios, alucinaciones o habla desorganizada, y reflejan una capacidad disminuida para funcionar con un efecto que puede ser incapacitante.

Esquizofrenia Infantil

La esquizofrenia de inicio muy temprano en niños menores de 13 años es extremadamente rara. Sin embargo, los síntomas pueden variar en tipo y gravedad con el tiempo, con períodos de empeoramiento y remisión de los síntomas. Algunos síntomas pueden estar siempre presentes, por ello, la esquizofrenia puede ser difícil de reconocer en las fases tempranas.

El momento de ver a un médico

Puede ser difícil saber la forma de manejar los cambios de comportamiento vagos en el niño. Por ello, puede haber aprehensión a sacar conclusiones que etiqueten a al niño con una enfermedad mental. El maestro del niño u otro personal de la escuela puede alertar  sobre los cambios en el comportamiento.

 

 

Se necesita consultar al médico si se tiene retrasos en el desarrollo en comparación con otros hermanos o compañeros, si el niño ha dejado de cumplir con las expectativas diarias, como bañarse o vestirse y ya no quiere socializar teniendo rendimiento académico bajo, con extraños rituales de alimentación y falta de emoción, entre otros trastornos. 

Prevención

 

La identificación y el tratamiento tempranos pueden ayudar a controlar los síntomas de la esquizofrenia infantil antes de que se desarrollen complicaciones graves. El tratamiento temprano también es crucial para ayudar a limitar los episodios psicóticos, que pueden ser extremadamente aterradores para un niño y sus padres. El tratamiento continuo puede ayudar a mejorar las perspectivas a largo plazo del niño.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *