¿Qué es la Psicosis Postnatal?

La psicosis postnatal, también llamada psicosis puerperal, es una forma grave de depresión postnatal, un tipo de depresión que algunas mujeres experimentan después de tener un bebé.

Se cree que la psicosis postnatal afecta a las mujeres que dan a luz, en un porcentaje que aunque no es muy alto,  ocurre más comúnmente durante las primeras semanas después de tener un bebé.

Igualmente, se sabe que existe una mayor  probabilidad de  que la psicosis postnatal afecte a las mujeres que ya tienen un problema de salud mental, como el trastorno bipolar o la esquizofrenia. Además de los síntomas generales de la psicosis, los síntomas del tipo de psicosis postnatal también pueden incluir cambios en el estado de ánimo tales como:

Un estado de ánimo elevado (manía),  por ejemplo, sentirse eufórica, hablar y pensar demasiado o hablar demasiado rápido, estar con un estado de ánimo bajo,  por ejemplo, sentirse triste, falta de energía, pérdida de apetito y problemas para dormir. Rechazo hacia el bebé al extremo de no querer verle ni tocarle. 

Es muy importante buscar ayuda lo antes posible si se cree que se  puede estar deprimida, ya que los síntomas podrían durar meses o empeorar y tener un impacto significativo en la madre, su bebé y la familia. Con el apoyo adecuado, que puede incluir estrategias de autoayuda y terapia, la mayoría de las mujeres se recuperan completamente.

Síntomas de depresión postnatal

Muchas mujeres se sienten  deprimidas, llorosas o ansiosas en la primera semana después de dar a luz. A menudo esto se llama baby blues y es tan común que se considera normal.

La baby blues no dura más de dos semanas después de dar a luz. Pero, si los síntomas duran más tiempo o comienzan más tarde, podría tener depresión posparto.

La depresión postnatal puede comenzar en cualquier momento del primer año después de dar a luz. Entre los signos  que se manifiestan y que se conocen para decir que una madre pueda estar deprimida después del parto,  se incluyen: un sentimiento persistente de tristeza y mal humor, la falta de disfrute y la pérdida de interés en el mundo en general, falta de energía y sentirse cansada todo el tiempo. 

Psicosis Postnatal

También se presentan problemas para dormir por la noche y sentirse somnolienta durante el día, con dificultad para crear lazos afectivos con el bebé, retirarse del contacto con otras personas, problemas de concentración y toma de decisiones, pensamientos aterradores,  por ejemplo, sobre hacer daño al  bebé

Muchas mujeres no se dan cuenta de que tienen depresión postnatal, porque puede desarrollarse gradualmente.

Obtener ayuda para la depresión posparto

Es muy importante que si la paciente siente que tiene depresión postparto, hable con el médico de cabecera, para constatar si cree que puede estar deprimida. Por ello, varios visitadores de salud han sido entrenados para reconocer la depresión postnatal y tienen técnicas que pueden ayudar.

Recuerde que si los visitadores de salud, no pueden ayudar, conocerán a alguien en el área que sí puede. Igualmente, se debe animar a la pareja a buscar ayuda si se cree que puede estar teniendo problemas.

La madre no debe luchar sola con la esperanza de que el problema desaparezca. Por lo tanto, es importante recuerdar que: hay una diversidad de estrategias de ayuda y apoyo disponible, incluyendo la terapia, ya que, la depresión es una enfermedad como cualquier otra y la madre no es culpable  que estar  deprimida, lo que,  le puede pasar a cualquiera.

estar deprimido no significa que seas un mal padre

Tampoco significa que se esté  volviendo  loca o creer que le puedan quitar al bebé, ya que, esto sólo sucede y se cuidan los bebés en circunstancias muy excepcionales.

Tratamientos para la Depresión Postnatal

La depresión posparto puede ser solitaria, angustiosa y aterradora, pero hay apoyo y tratamientos efectivos disponibles. Estos incluyen:

Autoayuda  

Las estrategias  que puede probar incluyen hablar con su familia y amigos sobre sus sentimientos y lo que pueden hacer para ayudar, tomarse tiempo para hacer las cosas que le gustan, descansar cada vez que tenga la oportunidad, dormir lo más que pueda por la noche, hacer ejercicio regularmente y comer una dieta saludable, sobre todo si está lactando. 

Terapia psicológica 

El médico de cabecera puede recomendar un curso de autoayuda o puede remitirle a un curso de terapia, como la terapia cognitivo-conductual (TCC).

Antidepresivos

Pueden recomendarse si la depresión es más grave o si otros tratamientos no han ayudado, por ello, el médico puede recetar un medicamento que sea seguro para tomarlo durante la lactancia. 

Existen organizaciones que ayudan para la depresión postparto y se pueden localizar en su ciudad o país. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *